La estación del “Anglo”

YAN 13x18-085.04 Estación de Los Herrán de ferrocarril Vasco-Navarro. Autor, C.Yanguas. AMVG

Ceferino Yanguas/Archivo Municipal de Vitoria-Gasteiz

 

Los Herrán (antigua estación)

Muchos recordarán aquel añorado ferrocarril de vía estrecha conocido popularmente como el “trenico”. Cuando sonaban las campanadas que marcaban el cambio del año 1967 al de 1968, el popular “anglo-vasco-navarro” pasó oficialmente a mejor vida. Con ello se ponía fin al producto de un ilusionado proyecto que comenzó  a plasmarse en una reunión celebrada en nuestra ciudad el 22 de marzo de 1879.  Concebido inicialmente el proyecto para el trazado Estella- Vitoria-Durango, se constituyó para su realización una compañía denominada  “The Anglo-Vasco-Navarro Railway Company Limited”, debido a la participación económica en ella de una empresa inglesa. El 20 de enero de 1887, se inauguraron las obras . El 18 de enero de 1888, la locomotora, llamada “Euskal-erria”, hacía una pequeña prueba hasta Betoño, arrastrando únicamente la plataforma freno. El día 20 a la tarde, aniversario de la inauguración de las obras, hacía el viaje inaugural del tramo hasta Betoño (Eskalmendi), estando compuesto el convoy de ocho plataformas. A la vuelta, en los salones de la estación, situada en la actual calle de Los Herrán, se sirvió un “té” y unos habanos, brindándose por la prosperidad de las provincias vasco-navarras. Esa estación fue conocida inicialmente como Vitoria-Salinas,pasando a denominarse posteriormente Vitoria-Ciudad.

En de febrero de 1889, se autorizaba la explotación de la línea Vitoria-Salinas de Léniz. Ese mismo año se paralizaron las obras por problemas económicos. Dos años más tarde, en 1891, se consiguió una prórroga reanudándose las obras momentáneamente. Pero, debido a que mientras tanto se había realizado por otro lado el ferrocarril entre Durango y Zumárraga, hubo que realizar una modificación en la concesión inicial fijando como final el punto de “Los Mártires” para evitar la duplicación de la línea entre Vergara y Durango. Pero la ilusión duró poco. La crisis  de finales del siglo XIX arrastró al joven ferrocarril. que en mayo de 1897 era incautado por el Estado. Las Diputaciones a lo largo de los años realizaron diversas gestiones, pero el asunto estaba estancado. Tardarían 17 años en reanudarse las obras. Pero ese es otro tema

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: