La plaza de Lovaina

LFM 244.1(2) Calle Luis Heintz, 13.11.1960. Autor, S.Arina. AMVG

Santiago Arina/Archivo Municipal de Vitoria-Gasteiz

 

Plaza Lovaina

La plaza de Lovaina, lugar donde confluyen seis calles, constituye un punto neurálgico en las vías de comunicación de la ciudad. En el siglo XIX, al final de la calle de la Magdalena comenzaba el camino de Bastiturri, hoy Adriano VI, que terminaba en el camino de Zuazo, aproximadamente en el actual cruce con la calle Serafín de Ajuria. Hasta la construcción del colegio de las Ursulinas, los edificios más notables de la calle eran el convento de las Brígidas, en el lugar que ocupa la nueva catedral, y la tintorería fundada en 1820 por Dámaso Villanueva Ruiz del Regato. En julio de 1890, el superior de los Marianistas, que estaban instalados desde el año anterior donde está el actual Centro Cívico “El Campillo”, firmó las escrituras de compra de unos terrenos entre las calles de Castilla y Magdalena. Dos meses más tarde compraron la casa número cinco de la calle Magdalena que a partir de 1948 sería el número uno de Adriano VI al dar ese nuevo nombre a uno de los tramos de la calle primitiva. En noviembre de 1890, los Marianistas abandonan el Campillo, trasladando el colegio a esa casa y la comunidad a otra existente en la calle Castilla. En mayo de 1891, comenzó la construcción del nuevo colegio, terminándose al año siguiente. Es la parte del colegio actual paralela a la calle Micaela Portilla. La casa de la calle Magdalena, luego Adriano VI, pasó a ser noviciado. En un principio el edificio se componía de planta baja y primer piso, levantándose en 1925 un segundo piso similar al inferior, quedando la casa como la podemos ver en la antigua fotografía de Santiago Arina. En 1953, se estableció en ese edificio la primera residencia de Aprendices de las Escuelas Diocesanas, encargándose de la ropa y la cocina una pequeña comunidad de religiosas de la Compañía de María, que vivían en la propia casa. En 1956, la residencia se trasladó a la calle Fray Zacarías Martínez a la finca perteneciente al palacio Escoriaza-Esquibel. Las monjas siguieron en la casa de la calle Adriano VI. En junio de 1960, se le da nombre a la Plaza de Lovaina y comienza su urbanización. Debido a estar incluido en el proyecto la casa y el cobertizo existente detrás, se procede al derribo en los dos últimos meses de dicho año, construyéndose en la calle Luis Heintz el año siguiente un nuevo edificio denominado “Betania” para residencia de las religiosas con acceso por la propia plaza de Lovaina. El nombre de esta plaza se debe a que Adriano VI, que recibió la noticia de su elección como Papa estando en Vitoria, fue vicecanciller de la celebre universidad de dicha ciudad belga.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: