La casa del Cordón

Enrique Guinea (hacia 1916)/Archivo Municipal de Vitoria-Gasteiz

 

Por medio de estas dos fotografías podemos ver el cambio de aspecto que ha sufrido la famosa casa del Cordón desde alrededor del año 1916 hasta la actualidad. Si bien no se puede precisar con exactitud la fecha de la fotografía antigua realizada por Enrique Guinea, nos podemos aproximar a ella por el letrero de la parte izquierda en el que pone “Colegio de San Francisco” puesto que avanzado 1915 se autorizó a utilizar provisionalmente esta casa para desahogo de las clases de los centros que existían en el Campillo y San Ildefonso que estaban saturados. Uno de los detalles que podemos observar es como ninguna de las puertas rematadas en arco ojival se abre en toda su anchura dejando libre todo el hueco como hoy en día.

Es célebre este edificio, al que se le ha dado nombre por el cordón franciscano que orla una de sus puertas, por haber albergado en febrero de 1522 al cardenal Adriano Florencio de Utrech cuando fue nombrado Papa. El futuro Adriano VI, cardenal de Tortosa, Gobernador General de Carlos I, se encontraba en nuestra ciudad con motivo de preparar la defensa de Fuenterrabía. Estaba alojado en la casa del bachiller Añastro en la calle de la Herrería. Al llegar la noticia de su nombramiento, se consideró más acorde con la calidad del huésped trasladar su residencia a la casa de los Sánchez de Bilbao en la Cuchillería (la casa del Cordón). De esta familia de comerciantes judíos conversos existe un interesante estudio realizado por José Luis de Vidaurrázaga. Por él sabemos que a mediados del siglo XV, ya moraba en esta casa Pedro Sánchez de Bilbao “el relajado”. Fallecido en 1473, la dejó en herencia a su hijo Juan, apodado “el rico”, que reedificó la casa de la Cuchillería y construyó el púlpito y la enfermería del convento de San Francisco. Muerto en 1493 a causa de una estocada inferida por Martín de Escoriaza, uno de sus sucesores fue Juan, llamado “el segundo”, que fue el que hospedó a Adriano VI.

La casa de los Sánchez de Bilbao pasó por herencia a los Sarmiento Valderrama. De éstos a la familia Zumalave, de Valmaseda. Tras ella, a los Olaso, de Vergara. Por último, pasó a los Monzón, de la misma localidad guipuzcoana. En 1919, el edificio es vendido por María Concepción Ortiz de Urruela, viuda de Vicente de Monzón, a Luis de Sarralde y Larrosa. Al fallecimiento de éste, en 1953, lo heredan sus hijos, que lo venden en 1962 a la Caja de Ahorros Municipal. Después fue utilizada durante largos años como sala de exposiciones. En la actualidad, desde septiembre de 2010, alberga la sede de la Fundación Mejora de la Caja Vital destinada a mejorar la calidad de vida de los mayores.

Esta casa ha sufrido ha sufrido diversas reformas a lo largo de su historia, sobre todo en el siglo XX. En el siglo XIX, las viviendas superiores estaban sobre un voladizo. En 1898, no debía estar en las mejores condiciones, puesto que se cae parte de este voladizo. En enero del año siguiente, sus propietarios, Vicente y Soledad de Monzón y Lardizábal, ofrecieron en venta el edificio al Ayuntamiento por su valor histórico, pero éste no accedió a su adquisición. En noviembre, Vicente de Monzón solicitó permiso para reconstruir la casa, modificando la fachada, según planos de Fausto Íñiguez de Betolaza, y suprimiendo los voladizos. A los arcos ojivales se les devolvió en parte su forma original, puesto que el de la izquierda tenía su parte superior tapiada y se les dio el aspecto que vemos en la fotografía antigua con una puerta estrecha cada uno en el centro. También se abrieron las puertas pequeñas laterales con arco carpanel (http://es.wikipedia.org/wiki/Arco_carpanel) que no existían antiguamente, como podemos comprobar en una fotografía antigua existente en otra entrada de este blog correspondiente a la Casa de los Cubos.

Antes de la importante restauración de 1962, trazada por el arquitecto Emilio de Apraiz cuando adquirió el edificio la Caja de Ahorros Municipal, todavía se modificaría el arco de la parte derecha, el del Cordón, anulando la puerta y dejándola en un ventanal. Tras la mencionada restauración, limitada prácticamente al exterior y la planta baja del edificio, la Caja lo destinó durante largos años a sala de exposiciones, manteniendo viviendas en los pisos superiores.

Con el inicio del siglo XXI hubo que acometer otra importante rehabilitación. Se habían descubierto problemas estructurales y fue necesario su cierre. Tras casi cinco años de obras abrió de nuevo sus puertas en mayo de 2005 con una recreación de la Vitoria del siglo XV. Pero ¿Qué uso se le iba a dar? Tras descartar su uso como sala de exposiciones, puesto que ese aspecto estaba suficientemente cubierto, se pensó que era el lugar ideal para albergar la sede de la Fundaciòn Mejora, en aquella época en un reducido espacio de la esquina de la calle Diputación con la Plaza de la Provincia. Tras aprobar ese nuevo destino de la histórica edificación, los arquitectos Antón López Aberasturi y Fernando Pérez Simón han sido los encargados de realizar el trabajo de adaptarla a su nuevo uso.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: