El molino de Santo Domingo en la actual Coronación

mayo 13, 2009

LFM 020.2(2) Calle Coronación, 29.11.1956. Autor, S.Arina. AMVG

Santiago Arina/Archivo Municipal de Vitoria-Gasteiz

 

Coronación-Plaza Santo Domingo

 El 14 de abril de 1954, en una sesión municipal se aprobó una moción sobre denominación de calles cuyo punto primero decía: “Entendiendo que en la referida nueva calle entre las de Calvo Sotelo y Domingo Beltrán ha de construirse el grupo de casas conmemorativo de la coronación de la Patrona de la ciudad la Virgen Blanca, para el que el ayuntamiento  ha hecho cesión de los terrenos convenientes, que se le dé el nombre de Calle de la Coronación de La Virgen“. Hay que aclarar que en aquella época la calle Francia se llamaba de Calvo Sotelo y abarcaba también la actual calle de San Ignacio de Loyola. Es curioso que en el acuerdo figura el nombre de la calle como “de la Coronación de la Virgen” sin especificar la advocación “Blanca”. Sin embargo,  sí se escribió la advocación completa en la placa de denominación que se colocó en la casa del molino que existía en la actual plaza de Santo Domingo, como se ve en la fotografía antigua. Este molino ya figura en 1842 junto con los de San Cristóbal, el de las Trianas y el de San Ildefonso en una relación de los existentes en el cauce  en el que era preciso realizar diversas obras para evitar inundaciones. Su propietario era Manuel de Landa.

Anuncios

Fuente de los patos entre las calles Florida y Ortiz de Zárate

abril 26, 2009

ortiz-de-zarate-fuente-de-los-patos1 florida-ortiz-de-zarate1 

En esta fotografía vemos  la Fuente de los Patos (más propiamente de los Cisnes) en una de sus muchas ubicaciones. Esta fuente se diseñó en 1831 por el arquitecto Francisco Echánove para el lugar donde hoy en día, tras muchas vueltas, la podemos contemplar en su asentamiento original. En una de las estaciones de su peregrinaje, estuvo en el lugar de la instantánea en la confluencia de las calles Florida y Ortiz de Zárate. Tras varios años de permanencia, en 1923, el Ayuntamiento acordó autorizar a Larramendi, Pipaón y Alberdi, que acababan de instalar un surtidor de gasolina, la colocación de un poste de hierro indicador en el lugar ocupado por la fuente, tan pronto como ésta se colocase en la Plazuela de las Desamparadas cuyo arreglo estaba en proyecto. Pasó el tiempo y la plazuela no se arreglaba, tomando un concejal la decisión de llevar la fuente a la recién urbanizada calle San Francisco en enero de 1926. Hubo protestas e incluso una pequeña moción de censura por no consultar con el Pleno, pero la mayoría municipal respaldó al concejal.


Calle de los Fueros (Resbaladero)

abril 26, 2009

fueros-resbaladero1  fueros-resbaladero2

Con el nombre de El Resbaladero se conocía oficialmente desde principios del siglo XIX hasta 1929, cuando se unificó con el mismo nombre toda la calle de los Fueros, al tramo comprendido entre el Portal del Rey y la calle de Postas. En la parte que cruza la calle Olaguíbel se estableció entre 1851 y 1880 la primera plaza de toros fija que hubo en la ciudad. Al derribar la plaza, se abrió la calle que a partir de 1887 pasó a llamarse de Olaguíbel en su tramo entre las calles de los Fueros y Paz. En la parte derecha de la fotografía, a continuación de un edificio que se conserva en la actualidad, se ve el cuartel de  Artillería construido en 1866. Al derribar en 1930 ese establecimiento, junto a otro cuartel que daba a la calle Postas y el convento de Sa Francisco, se abrió el primer tramo de la calle Olaguíbel en línea al ya existente.


Plaza de la Provincia

abril 26, 2009

plaza-de-la-provincia  plaza-de-la-provincia1

Una de las plazas más emblemáticas de Vitoria-Gasteiz es la Plaza de la Provincia. El nombre de esta plaza se le otorgó como consecuencia de la construcción del edificio habilitado en 1843 para albergar las instituciones provinciales alavesas, según planos del arquitecto vitoriano Martín Saracíbar. Veinte años más tarde se colocaron las estatuas de los Diputados Generales Prudencio María de Verástegui y Miguel Ricardo de Álava que están a cada lado de las escaleras de acceso.

En el centro de la fotografía vemos el monumento a Mateo Benigno de Moraza en su lugar primitivo: el centro de la plaza. A partir del fallecimiento de dicho insigne defensor de los Fueros, se intentó perpetuar su memoria. Problemas con el gobierno civil paralizaron  inicialmente el proyecto. Pasado algún tiempo, se retomó la idea  y el tres de agosto de 1895, el monumento era inaugurado. En el año 1941, se hicieron reformas en la plaza, siendo trasladada la estatua a un lateral.


Plaza del General Loma

abril 26, 2009

general-loma2  general-loma5

La plaza de la fotografía llevó el nombre de la Unión hasta que en 1891 se le dió el nombre de General Loma que perdura en la actualidad. El palomar que se ve en primer plano se construyó en 1919 permaneciendo pocos años.

El edificio del fondo fue promovido por Juana Alvarez de Bustamante, viuda de Nicasio José de Velasco, para situar en él la Aduana, que hasta entonces estaba en la casa nº 23 de la calle de la Herrería. En la nueva ubicación estuvo entre 1831 y1841, año en que este servicio se trasladó a los puertos de mar y a la frontera francesa. La supresión de la aduana tuvo una gran repercusión negativa para la economía alavesa. Posteriormente el edificio fue utilizado como gobierno civil, correos y telégrafos hasta que se decidió que sirviera como sede de la Capitanía General, desechándose un proyecto de construcción de un nuevo edificio en el centro de la actual Plaza de los Fueros. Precisamente el nombre de la plaza se debe a que el alavés de Salinas de Añana José María Loma y Argüelles ostentó el cargo de Capitán General en aquella época. La Capitanía General permaneció allí hasta 1890, en que la capitalidad de la región militar se trasladó primero a Miranda de Ebro y después a Burgos. En 1900, ocupó parte de los locales el Casino Artista Vitoriano. El derribo del edificio fue autorizado en 1967 para dar paso al que conocemos en la actualidad en cuya planta baja se encuentra la oficina de Turismo.


Convento de San Francisco

abril 26, 2009

convento-san-francisco   mateo-moraza-final

El desaparecido convento de San Francisco fue fundado, según tradición, en 1214 por el propio San Francisco de Asís.Tras siglos de apogeo, el convento fue ocupado con motivo de las distintas guerras para fines militares en 1795, 1807, 1812, 1822… En 1823, con el absolutismo, recuperó su hegemonía. Incluso se solicitó al Ayuntamiento que fuera derribado el recién construido Teatro Principal que se ve en la parte derecha de la fotografía, por considerarlo un monumento a la vanidad y una piedra de escándalo. A partir de 1833, con la guerra carlista el declive fue definitivo. A pesar de ello, todavía subsistió el culto durante diez años. En 1845 fue incautado para fines militares. Setenta y cinco años más tarde se inició un largo proceso que terminó con el pase de la propiedad al Ayuntamiento y culminó con la demolición del templo en 1930 en una actuación que tuvo gran polémica. Rocambolescamente, el 28 de abril de ese año se declaraba monumento el templo, suspendiéndose el derribo… cuando ya estaba consumado. Las ruinas que quedaron están ocultas hoy en día tras los edificios oficiales y están declaradas Monumento por resolución de la Dirección del Patrimonio Histórico-Artístico del Gobierno Vasco de catorce de noviembre de 1984.


Parroquia de San Vicente

abril 16, 2009

san-vicente

san-vicente1

En esta curiosa fotografía podemos ver la subida de una campana a la torre de San Vicente. En ella se contempla la entrada a la capilla de los paso, pero lo que destaca es la ausencia del pórtico existente en la actualizad. Dicho pórtico cubierto fue construido en 1931 con arcos procedentes del derruido convento de San Francisco.

Esta iglesia se construyó sobre un antiguo fuerte-castillo del que se tienen noticias de varios Alcaides. Sobre la fundación de la Parroquia como tal no se conoce la fecha exacta. Se conoce una provisión de los Reyes Católicos fechada en 1484 para que el entonces Alcaide, Juan de Mendoza, la dejase libre de todos los pertrechos y la entregase a la Ciudad, que, al recibirla, hizo derribar petriles y almenas para beneficio del culto. Después, la Parroquia ha pasado por numerosos sucesos que la hicieron perder su carácter. Cuando la invasión francesa fue convertida en tahona. Cuando la guerra carlista de la década de los treinta del siglo XIX fue ocupada por las tropas gubernamentales. Hasta 1851 no recuperaría su ejercicio parroquial.